Se trata de un terminal 5G de muy altas prestaciones, entre las que destacan sus capacidades fotográficas, heredadas directamente de la que muchos consideran la mejor cámara de la firma, la Alpha 9.

Equipado con una triple cámara trasera, las ópticas han sido calibradas especialmente para este móvil por Zeiss. Estamos ante tres lentes de 12 megapíxeles: una de 16 mm, otra de 24 mm y una tercera de 70 mm, más un sensor 3D iToF que mide automáticamente las distancias con infrerrojos. Se echa de menos una lente para macro, aunque el trío promete. La cámara frontal se queda en 8 megapíxeles.

Se trata del primer teléfono capaz de disparar ráfagas de hasta 20 imágenes por segundo, obtenidas gracias a una capacidad de cálculo de 60 veces por segundo, lo que garantiza que siempre conseguiremos capturar el instante deseado cuando fotografiemos sujetos en movimiento. Una función heredada directamente de los algoritmos de la Alpha 9.

El teléfono, además, es capaz de distinguir en tiempo real entre humanos y animales al enfocar automáticamente a sus ojos, una capacidad que, según la compañía, determina el tipo de fotografía que obtendremos. 

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente